Seng Tsang es el autor de un  antiguo poema titulado HSIN SIN MING, que incluye los siguiente versos:

 

 «Para la mente unificada en acuerdo con el Camino cesa todo esfuerzo autocentrado.

Dudas e irresoluciones desaparecen y se hace posible la vida en la verdadera fe.

De un solo golpe estamos liberados de la servidumbre;

nada se adhiere a nosotros y a nada nos aferramos.

Todo es vacío, claro, autoiluminador, sin esfuerzo alguno del poder de la mente.

Aquí, pensamiento, sentimiento, conocimiento, e imaginación

no son de ningún valor». 

  o psi

 

Comentario de «ser lo que soy»

El esfuerzo autocentrado es el ligado a aquella acción que se dirige a desarrollar características psíquicas o físicas de un sujeto de la acción que pretende así mejorar su nivel de bienestar. Si la acción es total, o sea global, va conscientemente incluida en el TODO que siempre la inspira, y se desarrolla «sola», va fluyendo sin sujeto separado, en el cambio continuo de ese todo.  No es que el individuo deje de tener un ego que le demande descanso cuando esté cansado, sino que ese esfuerzo, aparentemente centrado en un sujeto determinado, y ese cansancio forman parte del río de la vida total, no de un individuo separado, o, mejor dicho, constituye el propio todo. Es decir, es la vida la que descansa en esos momentos. El vacío, que es el todo, se hace cargo del control, tanto del esfuerzo como del descanso. Siempre es así, pero a veces, la ilusión toma la forma de esfuerzo personal.  Por eso, esa acción está libre de deseos y de esfuerzos mentales superfluos. Es una acción vacía de esfuerzo personal. Por esto, en el fondo, tanto de la acción como de la inacción, está el vacío profundo, que no es la ausencia de materia, sino la ausencia de protagonista.

 

 

¡Contáctame si quieres!
+34678620897
+34678620897